Última actualización: 20:27
Cuarto día

Hernán Casciari en la FIL: "La ficción se mezclada con lo autorreferencial y eso es muy divertido"

En el marco de la 17° edición de la Feria Iberoamericana del Libro del Chaco en modalidad mixta, presencial y virtual, Hernán Casciari estará de manera virtual.
En el marco de la 17° edición de la Feria Iberoamericana del Libro del Chaco en modalidad mixta, presencial y virtual, Hernán Casciari estará de manera virtual.

En el marco de la 17° edición de la Feria Iberoamericana del Libro del Chaco en modalidad mixta, presencial y virtual, Hernán Casciari estará de manera virtual el martes 12 a las 21. La Feria continúa con sus actividades presenciales teniendo como epicentro al Domo del Centenario de Resistencia, además de las actividades en las localidades de Barranqueras, Fontana, Charata, San Martín, Sáenz Peña y Castelli.

La Feria es sin dudas un evento transformador y sin fronteras que propone reencontrarse y compartir la lectura. Este año el lema de la feria es “Leer en comunidad”, este es un evento reconocido como un acontecimiento cultural, plural, social y comunitario. Este año se le suma el desafío de su carácter Iberoamericano, por lo que a los creadores de historias locales y nacionales,  se le suman escritores y escritoras de Cuba, Paraguay, España, Colombia, Chile, Méjico y Uruguay quienes compartirán sus miradas e historias. La Feria es organizada por la Fundación del Libro y la Cultura, y el Gobierno de la provincia del Chaco, a través del Ministerio de Educación, ECOM, y el Instituto de Cultura, y con el apoyo de instituciones como UNNE, UTN, UNCAUS, Fundación Mempo Giardinelli, SADE filial Chaco, y la Cámara Argentina del Libro.

Paleta de emociones

Hernán Casciari leerá sus textos este martes. Antes, en comunicación telefónica comentó que la selección de los cuentos y relatos que leerá este martes la realizará el mismo día. “La selección va con la espontaneidad del día”, desliza en un tono amable. “A la mañana según mi estado de ánimo tomo la decisión de qué cuentos voy a leer. Así que todavía no sé qué voy a leer, hasta el martes 12 no lo voy a saber. Si puedo adelantar que tengo una gran paleta, tan diversa como si fuera un pintor”, aclaró. “Mi diferencia radica que en vez de colores tengo una paleta de estados de ánimo. Hay cuentos que sé que son para descansar después de un cuento trágico, otros que son más divertidos, más de comedia. Entonces en las lecturas voy equilibrando esa paleta de estados de ánimo durante todo el espectáculo”.

Creador como un pulpo

Hernán Casciari es Mercedes, Buenos Aires. Es escritor, narrador y editor. Su reconocimiento masivo se produjo por su trabajo de cruce entre internet y literatura con el desarrollo de personajes ficticios que cuentan sus historias a través de blogs, cuando en 2001 desarrolló Weblog de una mujer gorda, publicado como novela años más tarde como Más respeto que soy tu madre y llevada al teatro por Antonio Gasalla. Es creador de la Editorial Orsai y dirige la revista homónima, cuyo rasgo característico es que se financia a través de aportes de sus lectores y lectoras.

Trabajó como columnista en diarios y programas de radio de Argentina. Actualmente se encuentra trabajando en la adaptación al cine de la novela La Uruguaya de Pedro Mairal, también apostando al financiamiento colectivo. Participará de la Feria Iberoamericana del libro Chaco 2021 con la lectura de sus cuentos y relatos.

Autorreferencial

En los cuentos de Hernán Casciari la autorreferencia es una clave mayor. "La ficción se mezclada con lo autorreferencial y eso es muy divertido para el narrador. Se abre una confusión en el otro sobre qué es verdad y que es mentira, que es ficción y que no es ficción. Me hacen muchas preguntas a menudo si tal o cual cosa me sucedió realmente. Siempre trato de salir airoso en la respuesta tanto como lo hago en la ficción”, explicó.

Esta clave en la literatura de Hernán se la atribuye a la pereza, “ser protagonista de los cuentos es el resultado de una enorme pereza, soy muy perezoso para escribir, me cuesta mucho diagramar una historia que le ocurra a otro o que ocurra en otra época. Construir una historia distópica o histórica. Soy perezoso y entonces el lugar más cercano que tengo es la memoria, el lugar más cercano siguen siendo son mis propios recuerdos y hasta ahí llego”.

Lector en voz alta

Hernán cuando lee atrapa, es su voz, sus inflexiones, el movimiento de sus manos. El público se conecta con sus lecturas a través del silencio. Cuenta aquí no fue algo buscado, "nunca formó parte de mi fantasía como escritor. Cuando era chico no tenía ninguna clase de sueño de ser lector en voz alta. No tengo ese recuerdo”, reflexiona. “Esto que sucede hoy se dio de manera paulatina, extraña, empezó de manera azarosa cuando leía en la radio. Después me animé hacerlo en algunos escenarios y más tarde empecé a cobrar por hacerlo en escenarios. Esto ya me parecía la cosa más rara del mundo. Ahora que pasaron cuatro o cinco años desde que lo hago siento una gran placer, el placer de un hobby, es como cuando decís - los jueves voy a jugar al pádel o al tenis con los amigos. Tengo la sensación de un enorme placer. No sabía que iba a tener este placer. El mismo está ligado esa expectación que hay con quienes me escuchan, me parece sorprendente y hasta milagroso que solamente leyendo provoque silencio en la gente que está alrededor. Me encanta que esté ocurriendo”.

El escritor

La pulsión por escribir Hernán la asocia a la imprenta. En el diario El Oeste de Mercedes, provincia de Buenos Aires, había comenzado a escribir crónicas de básquet. Tenía por entonces 12 o 13 años, estaba saliendo de la primera y entrando en la secundaria. Iba a ver partidos de básquet y después escribía sobre lo que había visto, una crónica. Empezó firmando con un seudónimo, “Tres Segundos”.

Luego pasó a firmar con su nombre, Hernán Casciari. "Me gustaba mucho ver mi nombre impreso en el diario. Iba muy temprano a la casa de mi abuela donde llegaba el diario El Oeste para encontrar la nota en la página 5", recuerda. Hoy con más de diez libros publicados, con su nombre impreso en moldes grandes cuando sale en los diarios o en la cartelera de una sala de teatro sigue sintiendo gratificación. "Siento gratificación con ese niño que soñaba con esas cosas. Trato siempre de conectar con ese chico de 12 o 13 años que quería ser escritor".

Lectores: 53

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES