Última actualización: 19:28
Detienen a Teto Medina

De ser famoso en la TV a captar víctimas para una falsa clínica para adictos y esclavizarlos

Detuvieron a Teto Medina por reducción a la servidumbre y abandono de persona.
Detuvieron a Teto Medina por reducción a la servidumbre y abandono de persona.

Marcelo Teto Medina fue detenido el jueves por la mañana en el marco de una investigación por "asociación ilícita, reducción a la servidumbre y trabajos forzados", según informaron en Telefe Noticias.

Según agregaron, el conductor se presentaba como el "operador socio terapéutico" de un centro de rehabilitación especializado en adicciones en Berazategui llamado La razón de vivir, donde se realizaron los allanamientos y detenciones. Él, junto con otras veinte personas estarían acusadas de asociación ilícita, reducción a la servidumbre, abandono de personas y usurpación de autonomía y títulos ya que el lugar no tendría habilitación.

"En este momento se están realizando 20 operativos con la participación de la Dirección de Investigaciones complejas de la policía de la provincia de Buenos Aires. A Teto Medina lo detuvo la policía bonaerense en La Plata", explicó Augusto Telias  al mismo momento que se realizaban los allanamientos.

Las imágenes emitidas por el noticiero correspondían al centro de rehabilitación que Medina mostraba y promocionaba en sus redes sociales. Además, agregaron que no sería el cabecilla de la asociación.

Gustavo D’Elía abogado de Medina confirmó la noticia a Teleshow y dijo que con su colega Adrián Tenca ya están trabajando en el caso.

El año pasado en una entrevista televisiva para Canal 9 de Salta había contado sobre el centro y su labor: "Trabajo en comunidades terapéuticas con chicos que tienen adicciones. Doy mi testimonio y por otro lado, les contamos sobre la problemática del tema. Les damos nuestros tips para superar el conflicto. Mi rol es organizar reuniones terapéuticas con todos los miembros de la comunidad y que aprendan a sacar el dolor y la angustia. Estoy muy entusiasmado con esto".

A las charlas no solo asisten los pacientes con algún tipo de adicciones -puede ser a las drogas, el alcohol, la comida o a otras sustancias-, sino también sus familiares, unos actores decisivos en el proceso de recuperación. "En los tratamientos, cuando hay un adicto en la familia los que están alrededor son fundamentales. Hay que buscar el problema para resolverlo. Y cuando uno comparte con el otro llega a esa respuesta mucho mejor, porque tal vez al otro le pasó lo mismo que a uno. Es muy sanador".

Según contó Pía Shaw el año pasado en LAM,. Marcelo vivió un momento incómodo: "El Teto llegó para hacer una de estas charlas y no lo vieron en una muy buena situación. Amablemente desde el centro le pidieron hacerse este test, a lo cual él se negó, se enojó muchísimo y se retiró del lugar sin dar la charla. Esto está confirmado por la gente que está en el lugar y todos los que estaban ahí. No es que vas todos los martes y te hacen el doping, te van siguiendo según cómo te ven. Lo vieron en una situación un poco rara, por eso le dicen que querían hacerle este test. El Teto finalmente se niega, se va enojado del establecimiento y se retira".

La acusación

La acusación contra “Teto” Medina: captar víctimas para una falsa clínica para adictos y esclavizarlos.

La organización La Razón de Vivir posaba como una comunidad terapéutica para rehabilitar personas dependientes a las drogas. Está acusado de asociación ilícita y reducción a la servidumbre. El fiscal Daniel Ichazo investiga el caso.

En el exterior, La Razón de Vivir funcionaba como una comunidad terapéutica para la recuperación de adictos. El fiscal Ichazo recibió denuncias que detallan que dentro de la comunidad, organizada en diversas quintas, los adictos eran esclavizados, puestos a trabajar en construcción, panadería o fabricación de muebles, o directamente enviados a mendigar mientras vivían en condiciones infrahumanas, en ranchos y casillas.

Para la Justicia, es una organización netamente coercitiva, “lo mismo que una secta”, afirma una alta fuente en el expediente.

Hay otros 16 imputados, entre ellos policías que operaban fuera de los funciones como personal de seguridad para capturar adictos que se fugaban del lugar. También se investigan a supuestas falsas psicólogas que operaban para la organización sin título habilitante alguno. Hubo más de 20 allanamientos en Capital Federal, el Conurbano bonaerense y la provincia de Córdoba, principalmente realizados por la División Delitos Complejos de la Policía Bonaerense.

Se estima que habría, al menos, 200 víctimas.

El teléfono de Medina fue intervenido, con escuchas que lo comprometen. En ellas, según confirmaron fuentes del expediente, pide dinero como comisión por las víctimas que capta. Cada víctima podía pagar, al menos, 40 mil pesos.

(Infobae)

Lectores: 59

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES